Lean Manufacturing o Manufactura Esbelta (también llamada Sistema de Producción Toyota, TPS) es un sistema de producción inspirado por el concepto japonés kaizen (la estrategia del mejoramiento continuo). A diferencia del Kaizen, Lean se enfoca no solo en el control de calidad sino también en el control de cantidad para eliminar el desperdicio y reducir costos. Lo que se quiere con esta metodología es mejorar e intensificar la producción, mediante la reducción e incluso eliminación de desperdicio cuantificable en la fabricación.

Le puede interesar:¿Cómo lograr una entrega eficiente con la cadena de suministro Lean?

De esta manera, se debe tener en cuenta toda la cadena de suministro para proporcionar en ella sistemas de manufactura que optimicen los procesos. Con la Manufactura Esbelta se pueden identificar directamente problemas comunes en las operaciones como: un equipo defectuoso, sobreproducción, inventarios a granel, intervalos tiempo-movimiento, sobre procesamiento, exceso de personal, problemas de envío, espacio físico excesivo, excedente y sobrantes de material, pérdidas de calidad, etc. Estos son señalados y corregidos con el propósito definitivo de reducir los tiempos de entrega, mejorar la calidad, bajar los costos de producción y alcanzar resultados considerables.

Aunque, Lean manufacturing es una filosofía operativa que produce una serie de beneficios a largo plazo que no siempre son obvios para quienes están considerando adoptarla. La reducción de costos, es solo una parte de lo que se puede lograr con su implementación. Esta filosofía tiene un enfoque que proporciona eficiencias para ayudar a una empresa a crecer y hacer que sea más invulnerable.

A continuación tres ventajas principales de implementar Lean Manufacturing:

1.El proceso de Manufactura Esbelta proporciona un marco simple para definir el propósito de una empresa y la toma de decisiones para reflejar las necesidades de todos los interesados. Allí se involucran a las partes interesadas en la creación de la estrategia de servicio de productos de la compañía, elimina las dificultades de la planificación estratégica porque expone la propiedad a otros puntos de vista que en última instancia determinan el éxito de la empresa.

Esto es consistente con Return Driven Strategy, un marco para analizar un negocio y priorizar sus planes para que sean más ejecutables e impulsen el crecimiento y la rentabilidad. Un principio clave de esta estrategia es el Mapa y Rediseño de Procesos, una metodología para involucrar a todos los interesados, tanto internos como externos, en la clarificación, definición y logro del propósito de la organización. Esto es particularmente beneficioso para los fabricantes pequeños y medianos (PYME). Muchas PYMES son dirigidas por fundadores que toman decisiones operativas basadas en su conocimiento personal de clientes, proveedores, empleados y el mercado.

2. La Manufactura Esbelta da como resultado una cultura de empleados altamente comprometida. Muchas PYMES comprenden la necesidad de involucrar a los empleados para mejorar la productividad, el reclutamiento y la retención, todo esto contribuye significativamente al desempeño financiero. Sin embargo, muchos pueden no tener los recursos, más allá de un líder de recursos humanos, para un sofisticado programa de participación de los empleados. “Lean” lo proporciona, porque los empleados se convierten en partes interesadas a medida que se les invita a participar en los procesos de Mapa y Rediseño. Hay un cambio fundamental en las actitudes de los empleados desde el temor a los problemas hasta su celebración y aceptación. Esto se debe a que los empleados comprometidos con la filosofía Lean se convierten en solucionadores de problemas de primera línea, un activo sostenible.

3.Los fabricantes Lean pueden navegar mejor el ciclo de vida competitivo. Parte del proceso “Lean” puede incluir la realización de un Análisis competitivo del ciclo de vida, que evalúa el desempeño de la empresa para determinar qué estrategias se necesitan durante las diferentes fases de su ciclo de vida. Eso significa no sentirse cómodo con el éxito de hoy y tener una hoja de ruta para adaptarse a las circunstancias cambiantes. Esto es vital para muchas PYME, ya que mitiga las posibilidades de ser atrapado por sorpresas y afectados de manera significativa por una caída repentina en el negocio. Además, brinda tiempo para la planificación, de modo que puede ser competitivo en el mercado.

Le puede interesar: Beneficios de la automatización en la fabricación Lean

Fuente: Industry week