El objetivo de cada organización es que aumenten los negocios, para que aumenten sus ingresos. Aunque puede ser tarea difícil identificar áreas específicas en las que las operaciones pueden mejorar drásticamente la producción. ¿Qué cambios pueden ayudar? Invertir en tecnología es uno de ellos.

A veces la mejora de la eficiencia se trata de reinvertir más en su negocio a largo plazo, que de encontrar una solución rápida. Mantenerse al día con la tecnología que está en tendencia puede permitir que una organización mejore radicalmente su productividad y rendimiento. Las innovaciones que se van desarrollando pueden ayudar a simplificar los procesos, eliminar los errores comunes que están presenten en la tecnología más antigua.

Lea:Intralogística, el equilibrio entre estrategia y tecnología

De este modo, cuanto mejores herramientas proporcione a su fuerza de trabajo, mejor será la producción general. En un mercado altamente competitivo, estar a la vanguardia con lo último en maquinaria no es una opción.

En la industria, la logística de almacenamiento ha evolucionado de la mano de campos como la robótica, la electrónica y la automatización. Es posible imaginar que puede incorporar una fuerza laboral a la empresa que trabaje 24 horas, los siete días de la semana, sin descanso ni vacaciones y por menos dinero. Este panorama laboral ya es habitual en las bodegas de Amazon, la multinacional estadounidense de comercio electrónico. En este lugar, cerca de 1.000 robots cargan estantes llenos de mercancía y los llevan a donde las personas que empacan, quienes se encargan de enviarlos a sus destinatarios. Es así como Amazon ha logrado optimizar la gestión de sus almacenes y disminuir el tiempo de envío de los pedidos. Al igual que Amazon, otras compañías invierten enormes sumas de dinero en su centro de almacenamiento logístico, lo que ha impulsado a la innovación del sector.

Lea:Beneficios de los procesos intralogísticos en las compañías

A continuación, algunos sistemas y tecnologías que están a la vanguardia en los procesos logísticos:

Sistemas de almacenaje robotizado: las ventajas de esta tecnología compuesta por sistemas de robótica y software avanzado, es que mejoran la operación en los almacenes, aumentan la rapidez y la confiabilidad de la gestión de mercancías, reduciendo costos. Los almacenes automatizados requieren software especializado complejo, que hoy en día los operarios pueden manejarlos de manera sencilla.

Sistemas WMS: con los WMS (Warehouse Management System) o sistemas de administración de almacenes, los listados manuales y los ejercicios mnemotécnicos para recordar la cantidad de los productos de la bodega y su ubicación son prácticas del pasado. Este software permite llevar un control exacto y en tiempo real de la operación, incrementar la velocidad de las transacciones y tener una amplia visibilidad de los movimientos en la bodega.

En efecto, esta herramienta informática identifica las mercancías y muestra su ubicación, administra los recursos cuando van a ser trasladados, regula la mano de obra, elimina los movimientos vacíos y ahorra segundos a la compañía gracias a la precisión de cada desplazamiento dentro de la bodega.

Para asegurar su adecuado funcionamiento, un WMS debe ir acompañado de un servidor para alojar el software, un administrador de bases de datos, redes inalámbricas, pistolas y terminales de radiofrecuencias para lectura de códigos de barras. Es importante recordar que el éxito de su implementación depende en gran parte de la capacitación del personal que lo operará.

Sistema SGA (Software de gestión de almacenes) : este sistema permite que el inventario este frecuentemente actualizado y conocer en tiempo real la cantidad y ubicación exacta de cada uno de los productos en bodega. Esta información significa total trazabilidad, cero pérdidas en material y menores tiempo de búsqueda.

Identificación por radiofrecuencia (RFID): facilita la lectura simultánea de varios productos evitando pasarlos uno a uno por un dispositivo lector; de esta manera, el almacenista puede conocer el tiempo que el producto estuvo almacenado, en qué sitios, etc. Básicamente su uso permite conocer la localización de cualquier mercancía dentro de la cadena de suministro.

Voice picking: mejora los tiempos de preparación de pedidos en las bodegas, al permitir que el operario reciba instrucciones en forma oral, por medio de un auricular y un micrófono, y así, quedar con las manos libres para dedicarse a otras tareas.

Gracias a esta tecnología, los trabajadores se concentren completamente en la tarea que están ejecutando, al no tener que leer una pantalla, una lista de selección o una orden de pedido. Con esta herramienta se evita que los empleados tecleen datos y a la vez maniobren el producto, lo que deriva en eficiencia para el proceso. 

Sin lugar a dudas, el desarrollo de tecnologías emergentes, como la robótica y la electrónica, permiten optimizar los diferentes procesos logísticos y reducir los costos.

Información tomada de: Revista de logística