El inventario es una parte primordial en las empresas, debido a que es el almacenamiento de los bienes que se suministran o se despachan a los consumidores o demandantes con el fin de tener una utilidad. Una gestión confiable de inventario es uno de los principales factores que incide en el desempeño de las empresas y en las ganancias que se obtienen, si no se hace una correcta gestión, es decir, un control del flujo de procesos y servicios dentro de la empresa, impactará directamente sobre al cadena de suministro hasta el punto de que pueda fracasar el negocio.

Lea: Gestión de inventario: personal, procesos y materiales

¿Qué implica una correcta gestión de inventario?

  • Mejores decisiones
  • Reducción de costos
  • Mayor rentabilidad
  • Clientes satisfechos

Por otro lado, según el tipo de producto almacenado con el que cuente la empresa se puede hacer la clasificación de qué tipo de inventario es:

  • Productos terminados: ya han acabado con el proceso de producción, pero no se han vendido aún.
  • Productos en proceso: artículos que son utilizado durante el proceso producción.
  • Materiales y suministro: de reparación, combustibles, lubricantes, etc.
  • Materia prima: materiales que se someterán a un proceso.

Existen varios métodos para averiguar el coste final de salida de las existencias que estaban en el inventario:

  • FIFO: First in First out. La primera existencia en entrar, la primera en salir. Significa que las existencias se valoran a su salida, al precio de coste de la primera existencia en el almacén, es decir, las existencia se valorarán al precio de coste más antiguo
  • LIFO: Last in First out. La última existencia en entrar, la primera en salir. Las existencias se valorarán al precio de coste más actual, al de la última existencia que entró en el inventario
  • PMP: Precio medio ponderado. El precio de coste es la media ponderada de los distintos precios de entrada

Las consecuencias más comunes de una inadecuada gestión de inventario son la mala administración de fondos, pérdidas de beneficios, y la desincorporación ilícita de elementos. Enviar frecuentemente productos incorrectos o atrasados provocará clientes descontentos. Es necesario administrar el inventario de manera adecuada, pero eso no siempre significa una gran inversión en software. Estos son algunos consejos para eliminar problemas de inventario:

Lea:¿Cómo lograr una entrega eficiente con la cadena de suministro Lean?

Asignar responsabilidades

Cuando todos son responsables de un proceso, nadie asume la responsabilidad final. Es indispensable dividir las actividades por línea de productos, tipo de artículo o ubicaciones de depósito. Si el volumen lo justifica,  se deben asignar artículos a diferentes personas para que lo supervisen. 

Stock de seguridad

Al recibir el inventario debe dividirlo en dos cantidades, colocando uno en el contenedor donde se selecciona el inventario para las órdenes y separar la otra cantidad colocándola en una ubicación diferente de “exceso de existencias” o sellándola en un paquete separado en su almacén principal. El objetivo es nunca utilizar realmente este inventario de existencias de seguridad. Está solo allí para cubrirlo en caso de retrasos en el reabastecimiento o aumentos inesperados de la demanda.

Evaluar el diseño de almacén para la eficiencia

Organizar el almacén para encontrar máxima eficiencia. Eso significa almacenar los artículos más populares cerca para eliminar los pasos desperdiciados. Puede considerar agrupar elementos complementarios que a menudo se venden juntos, uno al lado del otro para simplificar la selección.

Usar la recopilación de datos

Puede comenzar a usar códigos de barras con un simple archivo adjunto a un dispositivo móvil. Esto no requiere una gran inversión en infraestructura, elimina errores de entrada y mejoran la precisión. Nunca alcanzará niveles de servicio al cliente de primer nivel hasta que la precisión del inventario sea casi perfecta, o al menos en el rango del 95 al 98 por ciento. Debe invertir en herramientas que ayuden a lograrlo. 

Kanban

No es necesario un sistema muy elaborado para organizar el inventario. Utilizar una tarjeta “Kanban” simplificada puede ser una excelente opción. Esta tarjeta es un sistema de información que ayuda a controlar el flujo de material y la producción de acuerdo con el principio “pull”. Los llamados circuitos de control de autorregulación se aplican para garantizar el suministro de material. En Kanban, el orden material es impulsado por el consumo, esto significa solo el consumo de la producción y el proceso de logística activan los puntos de reorden.

Limpieza

La higiene cuenta en un almacén. Usar contenedores uniformes en los tamaños correctos para los artículos, y asegurarse de que estén claramente etiquetados. Además, utilizar etiquetas que se puedan imprimir con una impresora láser para facilitar la lectura e incluir códigos de barras en las etiquetas para mejorar la precisión.

Fuente: Inddist