La oportunidad de ser más creativo, de ahorrar tiempo, reducir costos al detectar errores durante un proceso y de que haya confidencialidad gracias a que los prototipos no pasan por terceros, son aspectos importantes que ofrece la impresión 3D. Es por esto que se ha convertido en un factor clave para los procesos de fabricación y desarrollos de productos de las industrias.

Esta tecnología disruptiva está permitiendo la  fácil creación de productos con modelos estructurales y mecanismos complejos, difíciles de mecanizar y producir con técnicas convencionales, lo que permite la producción de cualquier tipo de objeto de forma sencilla y sin necesidad de usar herramientas muy complejas. Además, contribuye con la fabricación de pequeñas piezas para la reparación de aparatos o de productos que están descontinuados.

Lea: Impresión 3D transforma la industria automotriz

Estas son algunas formas en que las industrias pueden aprovechar el potencial de la impresión 3D:

Administrar plazos de entrega más cortos

Con el método tradicional se puede llevar meses fabricando piezas, la impresión tridimensional puede crearlas en cuestión de días u horas, incluso, brinda la posibilidad de realizar ajustes de diseño sin ningún costo adicional.

Diseño

La impresión 3D no limita la creatividad en las industrias, ya que permite la incorporación de características desafiantes sin ninguna dificultad añadida al proceso de fabricación. Esta herramienta trae grandes ganancias a las empresas, brindando la posibilidad de crear cualquier prototipo de pieza o producto sin ningún tipo de restricción en su diseño .

Lea: Primera pieza de titanio impresa en 3D instalada en aviones de producción en serie

Integración durante el desarrollo de los productos

Es claro que la impresión 3D funciona bien con la creación de prototipos, pero esta tecnología tiene mucho más que ofrecer. Más allá de la creación de prototipos, la impresión 3D ofrece soluciones para aplicaciones como el modelado arquitectónico y las piezas de producción, lo que la convierte en una tecnología altamente utilizable en todo el ciclo de desarrollo del producto. Las empresas que aprovechan al máximo el aditivo entienden el alcance de sus capacidades de producción, incluidas las aplicaciones que la tecnología puede ofrecerles.

Por supuesto, esto depende de en qué industrias operan porque es posible que aún no necesiten ampliar su alcance. Pero para aquellos con necesidades múltiples, como creación de prototipos y piezas de producción, el uso de aditivos podría ofrecer un gran beneficio.

Utilizar más de un proceso – material

Una industria que sea experta en  impresión 3D puede comprender cómo utilizar numerosos procesos y materiales y cuáles son los más beneficiosos para aplicaciones específicas. Ellos experimentarán con metales y plásticos. Probarán varios procesos: sinterización directa con láser de metal y modelado de deposición fundida y conocerán cuáles tienen sentido para cada aplicación. Al hacerlo, se amplía el conocimiento de impresión tridimensional de las empresas y este se posiciona mejor para aprovechar las ventajas competitivas.

La impresión 3D es una tecnología en constante evolución, por lo tanto,  hay tiempo para que las diferentes industrias la vayan implementando, incluso para los usuarios más avanzados. Independientemente de dónde se encuentre, el mejor lugar para comenzar con una mejor integración de la impresión 3D en los procesos de fabricación es con la educación. Aprender acerca de la variedad de tecnologías dentro de la fabricación aditiva y las razones para usarlas conducirá a grandes ganancias en las industrias.

Fuente: Industry Week