En las industrias se utilizan sustancias químicas y residuos peligrosos con los que, durante su almacenamiento, es fundamental tomar medidas de prevención y control para evitar riesgos en la salud de los empleados y daños en el medio ambiente.

Una de las mayores preocupaciones es la generación de residuos de las sustancias químicas como consecuencia de su procesamiento, para ello, cada una de las personas que tiene contacto con estas sustancias debe tener claridad sobre la responsabilidad que tiene en cuanto su manejo y para lograrlo, el personal debe estar correctamente capacitado. 

Para quienes están encargados de las operaciones de almacenamiento de sustancias y residuos peligrosos que simultáneamente forman parte del proceso de transporte como lo son los remitentes, destinatarios, transportadores, propietarios o conductores de vehículos, tienen obligaciones específicas que se encuentran detalladas en en el Capítulo V del Decreto 1609/02 del Ministerio de Transporte.

Lea:Mejore la calidad del aire en su planta industrial

Cabe destacar que toda sustancia química residuo peligroso debe ser tratado con especial cuidado, es por esto, que se deben conocer sus características así como las normas de seguridad y protección ambiental para su manipulación. El Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, junto con el Consejo Colombiano de Seguridad colocó a disposición las “Guías Ambientales de Almacenamiento y Transporte por Carretera de Sustancias Químicas Peligrosas y Residuos Peligrosos” con el objetivo de orientar el manejo seguro y ambientalmente responsable de estos materiales.

Un factor determinante para tener un lugar seguro y disminuir el impacto ambiental en un sitio de almacenamiento es contar con un ambiente que cumpla con  todas las condiciones. A continuación se destacarán algunas condiciones del sitio de almacenamiento de sustancias químicas que se mencionan en la Guía:

Ubicación: 

El lugar de almacenamiento debe estar alejado de zonas densamente pobladas, de fuentes de captación de agua potable, de áreas inundables y de posibles fuentes externas de peligro. La bodega de de almacenamiento debe estar ubicada en un sitio de fácil acceso para el transporte y situaciones de emergencia.

Diseño:

El diseño de la bodega debe permitir la separación de materiales incompatibles por medio de edificios, áreas separadas o muros cortafuego. El espacio debe ser amplio para permitir el movimiento y manejo de seguro de las sustancias y el acceso libre por varios costados en caso de emergencia.

Lea:Control de olores en plantas industriales

Estos son algunos requisitos y recomendaciones relacionadas con las bodegas de almacenamiento:

  • Muros cortafuegos: las paredes externas y las divisiones internas, diseñadas para actuar como rompedores de fuego deben ser de material sólido, que resista al fuego durante tres horas y deben estar construidas con una altura de 50 cm por encima de la cubierta del techo.
  • Puertas: debe haber un número mínimo necesario de puertas y deben permitir el acceso de vehículos en caso de emergencias. Estas puertas deben diseñarse para confinar el fuego y se recomienda que su tengan un sistema de cierre mecánico que se active automáticamente al detectarse un incendio
  • Salidas de emergencia: las salidas de emergencia deben ser distintas a las puertas principales de ingreso de mercancías y estar suficientemente señalizada. Su diseño debe incluir pasamanos de emergencia y facilitar la evacuación incluso en las oscuridad o en un ambiente de humo denso.
  • Piso: su diseño debe prever la contención del agua de limpieza, de posibles derrames o del agua residual generada durante la extinción del fuego, por tanto se recomienda un desnivel del piso de mínimo el 1% con dirección a un sistema colector, y la construcción de un bordillo perimetral de entre 20 y 30 cm de alto.
  • Drenaje: se deben evitar drenajes abiertos en sitios de almacenamiento de sustancias y residuos peligrosos, para prevenir la descarga a cuerpos de agua o al sistema de alcantarillado público del agua contaminada usada para el control del fuego y de sustancias derramadas
  • Confinamiento: en el caso que un incendio de grandes dimensiones involucre sustancias o residuos peligrosos, es primordial que el agua contaminada usada para el control del fuego sea retenida para evitar la contaminación del suelo y de cuerpos de agua, esto es posible por medio de elementos de confinamiento tales como diques o bordillos.
  • Techos: deben estar diseñados de tal forma que no admitan el ingreso de agua lluvia a las instalaciones, pero que permitan la salida del humo y el calor en caso de un incendio. La estructura de soporte del techo debe construirse con materiales no combustibles.
  • Ventilación: la bodega debe tener óptima ventilación natural o forzada dependiendo de las sustancias peligrosas almacenadas y la necesidad de proveer condiciones confortables de trabajo.
  • Calefacción: es preferible que el lugar de almacenamiento sea frío. Cuando la calefacción sea necesaria para mantener condiciones aceptables de trabajo o necesarias para las sustancias peligrosas almacenadas, se recomienda que la fuente de calor esté fuera del área de la bodega de almacenamiento.
  • Protección contra relámpagos: toda bodega que almacene materiales inflamables debe considerar en el diseño la instalación de equipos de protección contra relámpagos, como por ejemplo pararrayo.

Señalización:

Las instrucciones de seguridad deben estar en español y con una interpretación única. Es conveniente el uso de símbolos fáciles de entender. Las señales deberán colocarse en un lugar estratégico a fin de atraer la atención de quienes sean los destinatarios de la información. Se recomienda instalarlos a una altura y en una posición apropiadas en relación al ángulo visual, teniendo en cuenta posibles obstáculos. El lugar de ubicación de la señal deberá estar bien iluminado, ser accesible y fácilmente visible. Si la iluminación general es insuficiente, se empleará una iluminación adicional o se utilizarán colores reflectivos o materiales fluorescentes.

Dispositivos de detección de fuego y sistemas de respuesta:

-Detectores de incendio: existen distintos tipos de detectores de incendio, entre los que se pueden contar los detectores de llamas, que son del tipo infrarrojo o ultravioleta o ambos; detectores de humo, que son de dos tipos, por “ionización” o por “efecto óptico”, cada uno tiene su aplicación específica que debe ser consultada con un especialista.

– Sistemas de rociadores: la ventaja de este sistema, comparado con los detectores de calor y de humo, es que inicia la alarma y simultáneamente puede entrega una protección continua contra el fuego. La principal desventaja es el costo. El alto costo de instalación solo justifica su uso en grandes instalaciones industriales o comerciales.

– Sistemas de respuesta: los sistemas de detección ya sean detectores de humo o de calor o rociadores tienen un valor limitado si no garantizan una respuesta efectiva. Por lo tanto es esencial que la alarma este conectada a un punto de control, o mejor aún, a una brigada del cuerpo de bomberos. Este es particularmente importante en el caso de instalaciones que permanecen sin personal en horario nocturno o los fines de semana.

Las industrias tienen la responsabilidad de llevar a cabo un adecuado almacenamiento de sustancias químicas o residuos peligrosos para la protección de su empresa, colaboradores y del medio ambiente.

Fuente: Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial – Consejo Colombiano de Seguridad