El cierre temporal de una planta puede causar tensión al personal de mantenimiento y operaciones, pero con una adecuada y oportuna planeación puede dar resultados satisfactorios y ayudar a que no se generen grandes costos debido al tiempo de inactividad.

Los cierres importantes por mantenimiento en las industrias, generalmente ocurren con poca frecuencia (cada uno o dos años) y tardan varios días en completarse. Usualmente estas paradas temporales están motivadas por las siguientes causas:

  • Realización de mantenimiento correctivo programado.
  • Inspecciones o pruebas, para comprobar que los equipos se encuentran en buen estado, son las denominadas paradas de corta duración.
  • Realización de grandes revisiones programadas, que se realizan por horas de funcionamiento, por periodos de tiempos estipulados, por unidad producida etc.
  • Implementación de mejoras.

De esta manera, la clave para hacer un cierre temporal sin ningún tipo de problema es realizar con tiempo un proceso de planeación que permita examinar cada detalle. Por ejemplo, realizar una lista de actividades esenciales con fecha límite para cada una.

Herramientas de planeación

Las herramientas para estos casos pueden ser: primero el método de ruta crítica o CPM (Critical Path Method) el cual informará sobre las actividades necesarias para que el proyecto se desarrolle según lo estipulado, informe sobre la duración total de este y el estado en el que se encuentra cada actividad. Segundo, se puede utilizar una hoja de cálculo. Esto a menudo es una cuestión de preferencia personal.

Equipos de trabajo

Durante una interrupción importante en la planta es de vital importancia la formación de equipos de trabajo. Un equipo que debe estar integrado por personal clave y altamente calificado, capaz de tomar decisiones acertadas en el momento indicado y que estructure un plan gerencial detallado que cumpla con todos los requisitos de una “parada de la planta” y así lograr un trabajo más eficiente y productivo. Un equipo con las siguientes características:

  • Están integrados por personas de diferentes áreas.
  • Lograr una comunicación abierta y honesta.
  • Los conflictos son ampliamente analizados y resueltos de forma constructiva.
  • Se estimula la creatividad, respetando las iniciativas y propiciando un mejoramiento continuo.

Algo muy útil es elaborar una lista con los trabajos que pueden llegar a convertirse en problemas. Guiado por esta lista puede caminar un par de veces al día, hablando con los supervisores y evaluando el estado de trabajo para prevenir situaciones críticas. Esta lista brindará confianza de que el trabajo está progresando como debería.

Reuniones

Durante el cierre, las reuniones de progreso deben ser cortas y frecuentes. Se sugiere dos veces al día para los horarios de trabajo de 24 horas. Los asistentes deben incluir a las personas con la responsabilidad general del trabajo en cada área. La agenda debe limitarse a preguntar a cada persona si conoce algún problema en su área que pueda afectar el alcance o el cronograma de cierre, identificar acciones para abordar estos problemas y nombrar a la persona responsable de cada acción.

Documentación

La documentación puede ser extensa. Puede incluir la lista de trabajos de cierre, cronogramas críticos, el plan de inventario de procesos, permisos y otra documentación de seguridad, el presupuesto de cierre, todos los procedimientos de aislamiento y entrada de embarcaciones (completos con cronogramas detallados y planes de recursos), así como lista de las personas responsables de todos los aspectos del cierre (incluidos sus horarios de trabajo e información de contacto las 24 horas).

Fuente: Realiable Plant