Como las máquinas son parte fundamental de la operación de una planta, es necesario tomar medidas preventivas para evitar daños, hacer el mantenimiento adecuado y saber cómo reaccionar ante una falla. A continuación, unos consejos que le podrán ayudar en el proceso:

– Conocer todas las especificaciones: Saber qué tan confiable es el fabricante, cuál es el modelo de la máquina y cuáles son los problemas más conocidos que presenta, entre otras cosas, lo ayudará a conocer el tiempo de vida de la máquina.

– Tener a la mano su historia de funcionamiento: Cada máquina dentro de una planta debería tener su propio historial de mantenimiento, es decir, tener todos los detalles de su vida útil como ¿cuándo fue su último mantenimiento?, ¿qué reparaciones ha tenido?, ¿cuáles fallas ha presentado?

– Capacitar y entrenar al personal: Cuando el personal no conoce cómo es el funcionamiento completo de una máquina, esta no rendirá al 100% y será subutilizada. Tanto los reparadores como los operadores deben contar con entrenamiento y capacitación continuos para aprovechar todo el potencial de las máquinas y, así, minimizar costos.