Cada vez es más común que los clientes prefieran productos personalizados, por lo que los productores tienen mayores desafíos. Sin importar lo complejo del producto, hay un nivel de dificultad en la fabricación de elementos para un mercado que no prefiere la producción en masa.

Estos son algunos desafíos que puede encontrar:

  • Agilidad del proceso: Entre menos tiempo tome moverse a través de la producción, se mejora la agilidad y los fabricantes tienen más tiempo para personalizar el producto, lo que se refiere a un mayor rendimiento y un valor agregado al objeto.
  • Mantenimiento de la calidad: Esta es una parte integral en el proceso de producción. El ajuste y los acabados deben ser perfectos, por lo que deben ser probados con anterioridad en una variedad de combinaciones. Los empleados deben estar capacitados para garantizar un producto de primera categoría.
  • Tiempos de producción y precios: Aunque los clientes suelen preferir un producto personalizado, rara vez están dispuestos a pagar o esperar de más para obtenerlo. Procure observar todos los pasos del proceso, desde la entrada del pedido hasta el envío final, para así eliminar lo que no aporte valor adicional a los elementos.
  • Redes de suministro adaptables: Debido a que la calidad y la velocidad se convierten en temas importantes, la cadena de la que depende la producción de un producto debe adaptarse a las nuevas características. Los proveedores deben ser flexibles, confiables y deben proveer variaciones en los productos.

Aunque puede presentar otros desafíos en la fabricación de productos personalizados, estos suelen ser los más críticos. Sin los procesos y la calidad adecuada este tipo de negocio podría no ser rentable o sostenible.