Hoy en día, las industrias son más conscientes del importante papel que tienen en la sostenibilidad. Por eso se han emprendido programas que respaldan su desarrollo, como el reciclaje. De hecho, la mayoría del material desecho en el proceso de fabricación puede ser reciclado.

Según El Consejo Empresarial Colombiano para el Desarrollo Sostenible, CECODES, las empresas en Colombia que cumplen con los estándares más altos de sostenibilidad a nivel mundial son: Grupo Nutresa, SURA, Grupo Argos, ISA y Cementos Argos. Estas empresas tienen como objetivo generar un equilibrio económico, social y ambiental dentro de su estrategia de negocio.

Además, desde 2013 Colombia es miembro de la “Plataforma para una Industria Ecológica”, un mecanismo por la ONU que promueve el desarrollo sostenible en los gobiernos y las industrias.

De esta manera, se han desarrollado medidas que buscan disminuir la brecha entre la industria y el medio ambiente. Estos son siete tipos de residuos de fabricación:

Desechos de transporte

Trasladar los productos de un lugar a otro es un derroche y no añade ningún valor. Esta es un tipo de desecho que genera gastos, debido a que se necesita tanto vehículos como mano de obra para transportar sus mercancías.

Desperdicio de Inventario

Cualquier producto no vendido tiene un costo que debe ser soportado hasta que se venda. Además, el inventario debe ser almacenado, lo que requiere espacio, embalaje y transporte y existe la posibilidad de que sea dañado durante la manipulación. La pérdida de inventario oculta varios desechos de fabricación.

Desperdicio de movimiento

Se trata de los movimientos innecesarios por el empleado y la máquina. Inclinarse para recoger objetos pesados y los desplazamientos excesivos entre las estaciones de trabajo pueden generar estrés a los empleados. Los movimientos de la máquina desde el punto de partida, hasta el punto de trabajo poco útiles, son un desperdicio de movimiento, que cuestan tiempo y dinero.

Desperdicio de tiempo

La pérdida de tiempo por esperar en las jornadas laborales, es uno de los más graves desechos que tiene la manufactura. Cuando se espera una respuesta, una firma de un papel, alguna entrega de un empleado de otra área, es un desperdicio de tiempo valioso.

Desperdicio de sobreproducción

El objetivo siempre debe ser la fabricación de acuerdo a las demandas de los clientes, la filosofía “just in time” (JIT). Desafortunadamente, la mayoría de las industrias tienden a usa otra filosofía que es “por si acaso” y ahí es donde se genera la fabricación en exceso y el desperdicio de residuos.

Desperdicio de sobreprocesamiento

Se refiere a las técnicas inadecuadas que se utilizan en la producción. Esto genera costos de tiempo y dinero, así como como el exceso de producción de productos de mala calidad.

Desperdicio de defectos

Este es un residuo no muy fácil de detectar antes de que llegue al cliente. En términos de calidad, los defectos tienden a costar más, ya que cada pieza defectuosa necesita un reemplazo o reparación, lo que genera desperdicio de materiales y tiempo.

¿Cuáles son las técnicas para reducir los residuos de fabricación?

  • Crear auditorías regulares y sistemáticas de reducción de residuos, para identificar las áreas donde los desechos pueden ser reducidos.
  • Establecer metas de reducción de residuos con presupuesto asignado.
  • Asignar responsabilidades a los empleados para corregir las áreas con más problemas.
  • Involucrar a todo el personal. Que no solo estén informados, sino que ejecuten tareas para la reducción de residuos.
  • Desarrollar con frecuencia capacitaciones en residuos para promover comprensión y conciencia.
  • Recompensar y dar a conocer los esfuerzos de reducción de residuos realizado por los empleados.
  • Llevar un control de los productos defectuosos que salen de la empresa y asegurarse de que disminuya.
  • Llevar profesionales capacitados para revisar todo los sistemas y procesos. La perspectiva de alguien que no hace parte de la compañía proporciona ideas y sugerencias valiosas.
  • El reciclaje en los procesos de fabricación puede ser difícil de implementar, pero los beneficios para el negocio y el medio ambiente son innegables.

Fuente: Reliableplant