Las tecnologías de la información y la comunicación, juegan un papel determinante en la industria 4.0, ofreciendo una nueva manera de organizar los procesos de producción, permitiendo que las fábricas puedan adaptarse rápidamente a las necesidades de los clientes. Así mismo, permiten que se realice una gestión eficaz de los recursos, aumentando la rentabilidad.

¿Qué ofrece la industria 4.0 a través de la digitalización y el uso de plataformas conectadas?

  • Diseñar, producción y vender productos en menos tiempo
  • Servicio al cliente personalizado
  • Añadir servicios a los productos físicos
  • Capacidad de adaptación constante a la demanda
  • Aportar un servicio post venta uno a uno con el cliente
  • Series de producción más cortas y rentables

En definitiva, la industria 4.0 presenta lo que se ha llamado “fábrica inteligente”, en la que los sistemas ciberfísicos monitorean los procesos físicos de la fábrica y toman decisiones descentralizadas. Los sistemas físicos se convierten en Internet de las cosas, comunicándose y cooperando tanto entre sí como con los seres humanos en tiempo real a través de la red inalámbrica.

Pero, para que una fábrica o sistema se considere Industria 4.0, ¿qué debe incluir?

Interoperabilidad: máquinas, dispositivos, sensores y personas que se conectan y se comunican entre sí.

Transparencia de la información: los sistemas crean una copia virtual del mundo físico a través de los datos del sensor para contextualizar la información.

Asistencia técnica: tanto la capacidad de los sistemas para ayudar a los humanos a tomar decisiones y resolver problemas.

La toma de decisiones descentralizada: la capacidad de los sistemas ciberfísicos para tomar decisiones simples por su cuenta y volverse tan autónomos como sea posible.

Estos son tres puntos importantes que contribuyen a que la industria 4.0 pueda convertirse en un concepto plenamente realizado:

Datos

El aumento en los volúmenes de datos ha llevado a la acuñación del término “Big Data”. Esto ha causado una mayor necesidad en las empresas de querer lograr un mayor almacenamiento y recopilación de información y, que al hacerlo, puedan desarrollar un mejor uso de la misma.

Con la llegada de las industria 4.0, las organizaciones están haciendo uso de datos históricos con análisis avanzados, permitiendo que las máquinas cognitivas se auto-diagnostiquen y configuren. El uso de estos sistemas cibernéticos, ayudan a detectar problemas, incrementa la productividad y la calidad. Además, las empresas también están recurriendo a un consumo de energía más inteligente mediante el uso de plataformas de ciclo de vida de productos y el cloud computing.

Conectividad

La era de la globalización económica también ha sido un factor determinante en la industria 4.0. Las cadenas mundiales de suministro son cada vez más comunes, pero se acompañan de problemas de eficiencia debido a la distancia y a las zonas horarias. La solución Industria 4.0 para esto es crear una fábrica virtual global – una red de empresas de múltiples regiones que pueden resolver problemas de conectividad entre empresas y también para la relación entre el cliente y el proveedor.

El creciente uso de tecnología como el acceso remoto a bases de datos (RDA) y la identificación por radiofrecuencia (RFID) para recopilar y distribuir información apoya el concepto de Internet de las Cosas como una potencial infraestructura digital global.

El cliente

Las necesidades evolutivas del cliente final también han impulsado a la Industria 4.0. La tecnología innovadora, como la impresión tridimensional, permite la conversión de un diseño digital en un producto físico. Esto se está materializando rápidamente a nivel industrial. En consecuencia, los productos pueden ser personalizados para el individuo, aunque se hacen a un nivel de producción en masa.

El uso de un sistema digital para diseñar y crear productos crea flexibilidad tanto para las transacciones de empresa a empresa como para el usuario final. La combinación de la entrada humana del cliente y el análisis y respuesta de datos dinámicos puede significar que en el futuro se creará un ecosistema digital mediante el cual la decisión humana se incrementará a través de algoritmos.

Fuente: Reliableplant