El agroquímico es uno de los sectores que se mueve al ritmo del sector agropecuario del país. En una nación como Colombia, de gran trayectoria rural y en auge, el uso de los agroquímicos es fuerte y más ahora que se busca aumentar la competitividad en materia productiva ante la entrada en vigencia de varios TLC’s. Dentro de los segmentos, el asociado a fertilizantes ha sido el de mayor dinamismo.

Durante el primer trimestre de 2017 el PIB del sector agrícola fue el que más aportó a la economía nacional, con un crecimiento del 7,7% respecto al mismo periodo del año anterior. En el caso del PIB de los cultivos, el cual incluye el de café, se presentó una variación del 12% comparando los mismos periodos.

En cuanto al desarrollo de productos agroquímicos, los avances han sido amplios y en todas las líneas. Un tema especial es el de los fertilizantes, cuyas referencias registradas alcanzaron las 5.300 al cierre de 2016, según datos del ICA. El motivo del auge de esta línea, que contribuye a la recuperación de nutrientes que ha perdido la tierra o de los que carece, es que cerca del 85% del suelo posee condiciones de acidez y baja fertilidad. Los productos son distribuidos por más de 1.000 compañías, lideradas por Yara, Precisagro, Monómeros y Nutrición de Plantas, y la presentación va desde el polvo soluble, granulo seco, polvo seco, concentrado soluble, cristales y suspensión concentrada, hasta líquido a presión.

También en auge se encuentran los fertilizantes orgánicos, otro punto que ha salido a la luz en términos de competencia. Cultivadores de arveja, café, sábila, guanábana, aguacate y cítricos, entre otros, ahora buscan satisfacer una demanda cada vez más informada que solicitan productos nutridos con abonos derivados de vegetales y no de animales o químicos de laboratorio. Por esta razón, compañías como Lombricol impulsan productos que tienen gran cantidad de microorganismos vivos por valores que inician desde los 30 mil pesos. Este quizá, es uno de los factores que ha contribuido a mantener estables los precios, en tiempos en que se tiene un dólar bien posicionado.

 

Aun con estos avances, el factor precio de los fertilizantes, y los agroquímicos en general, es preocupante. La razón son los principales movimientos que se registraron dentro del sector, sin duda alguna, representan las reestructuraciones más importantes a nivel global, tanto por el tamaño de las compañías, como por la sensibilidad de la línea a la cual pueden beneficiar o perjudicar: los alimentos. Se trata de tres mega fusiones que concentran aún más el control del material genéticamente modificado y el mercado agroquímico: la compra de Monsanto por parte de Bayer, la fusión entre Dow Chemical y DuPont, y la compra de ChemChina, que adquirió a Syngenta.

Otros movimientos de menos peso, pero no menos importantes en la industria agroquímica nacional, son los que se registraron en el Huila, donde se construirá una nueva planta mezcladora de fertilizantes en Pitalito. La aprobación se llevó a cabo tras de una reunión con el Ministro de Agricultura, Aurelio Iragorri, y el líder cafetero, William González. En total la planta tendrá un costo de 2.480 millones de pesos, sin embargo, en dicha reunión se acordó un avance de recursos por 1.500 millones de pesos que serán invertidos en lo que resta de este año.

Fuente: Sectorial 

Acerca de Sectorial: Sectorial presta servicios de análisis, monitoreo, evaluación, e investigación de los diferentes sectores económicos del país. Actualmente, cubrimos 40 sub-sectores de la economía colombiana, con un análisis financiero, económico y empresarial, seguimiento diario y calificación mensual. En la actualidad hacen parte de nuestros clientes compañías tanto del sector real y financiero como lo son Bancolombia, Banco Caja Social, Bancoomeva, Invercolsa, Corona, Tecnoquímicas, Scandinavia Pharma, Tecnofarma, entre otros. Para mayor información escríbanos a info@sectorial.co ó llámenos al (4)-4136362.