Una cualidad escasa en las empresas es la falta de liderazgo. Existen muchos gerentes, pero pocos que se apropian de su rol como líderes. ¿Cuál es el impacto de esta cualidad para la productividad industrial?

Es imprescindible un buen líder para dirigir adecuadamente un equipo de trabajo y la mejor manera de ayudarlos es proporcionándoles un ambiente adecuado a través de técnicas y métodos que permitan a los empleados motivarse fácilmente y así, aumentar la productividad. La clave es conducir, guiar y entrenar constantemente para que alcancen su rendimiento laboral más alto.

Estos son algunos de los factores más comunes que contribuyen a la formación de un ambiente apropiado que auto – motive a sus empleados:

Pagar: Este es un factor motivador cuestionado, porque puede ir en ambos sentidos. La teoría sobre el pago es que una vez que un técnico ha logrado las necesidades básicas de la vida y la supervivencia, el dinero tiene un efecto menor en el rendimiento laboral. Cuando un operario tiene hambre, necesita una mejor forma de vida o necesita refugio, entonces el dinero puede ser un poderoso motivador. El dinero es en realidad un factor de mantenimiento, ya que mantiene la motivación, pero no la aumenta drásticamente.

Autoridad: Delegar la mayor autoridad que sea posible aumenta la motivación. Cuanto más un líder delegue autoridad a los trabajadores,  más trabajo se hará y a menudo se desarrolla mejor. La mayoría de los empleados disfrutan de la autoridad que se le otorgue, por la confianza y fe que se les deposita en su capacidad y desempeño.

Responsabilidad: Encargar la resolución de un problema o el desempeño de varias tareas, es la manera de compartir alguna responsabilidad, factor que demuestra a los empleados que la empresa realmente los necesita y que su conocimiento y desempeño son fundamentales. Sin embargo, los líderes pueden proporcionar alguna responsabilidad, pero nunca pueden delegar toda la responsabilidad a un trabajador.

Trabajo en equipo: El trabajo en equipo a veces suele ser complejo, pero es fundamental que las empresas opten por crear un vínculo para que todos los colaboradores trabajen en común acuerdo, sientan un ambiente de armonía, compañerismo, respeto y con libertad de opinión, para que el trabajo sea más eficiente. Es un factor clave lograr que todos se involucren y se sientan parte de la organización. Sin duda, el trabajo en equipo conlleva a producir buenos resultados y un mejor desempeño.

Miedo: Algunas personas utilizan como motivación el miedo, aunque no es un motivador muy bueno y si lo logra, suele ser de corta duración. De hecho el miedo no suele ser recomendado, debido a que puede generar un efecto contrario , desmotivando al empleado y disminuyendo su desempeño en cualquier actividad.

Fuente: Facilities Net