Los fabricantes no deben centrarse simplemente en lo digital, la experiencia también es un aspecto importante. El futuro de la fabricación no está solo en el uso de nuevas tecnologías para diseñar y hacer productos que salen de la puerta de la fábrica, este método de producción en masa y ventas está siendo obsoleto.

Las máquinas inteligentes emergentes y las infraestructuras digitales tienen el poder de aumentar la fuerza de trabajo y la experiencia del cliente. El futuro está en el uso que se le de a las tecnologías digitales para crear experiencias más conectadas y personalizadas para los consumidores. La combinación de impresión en 3D, dispositivos conectados, drones y robótica proyectan una gran transformación de la fabricación y toda la cadena de valor.

¿Cómo hacen los fabricantes tradicionales la metamorfosis?

Superar el miedo al costo para cosechar (ROI – return on investment)

Los fabricantes deberán evaluar sus modelos industriales antiguos y crear una estrategia para combinarlos con nuevas tecnologías y enfoques basados ​​en lo digital. Aunque los fabricantes pueden haber pasado muchos años trabajando en la creación de programas de ahorro de costos para impulsar la manufactura, invertir en lo digital puede ser lo que se necesita para que los fabricantes tradicionales prosperen.

Colaboración entre humano – robótica

El futuro de la fábrica va de la mano con la implementación de robots y otros sistemas autónomos, que trabajarán con personas. Si bien, estas tecnologías permitirán que los fabricantes se vuelvan más estratégicos, también requieren una mayor experiencia técnica.

Los fabricantes no sólo deben “hacer digital”, sino que tendrán que sacar el máximo provecho de los datos creados por las máquinas inteligentes y los productos. Hacer esto y la fuerza de trabajo se convierten en un activo premium – por ejemplo, aquellos con habilidades avanzadas de análisis serán capaces de ofrecer numerosos beneficios para el negocio como la mejora de la cadena de suministro, la calidad del producto y la optimización de activos.

El acceso a datos en tiempo real a través de productos integrados inteligentes significa que los fabricantes pueden recopilar, analizar y dar sentido continuamente a los datos de los clientes, lo cual permite mejorar con frecuencia la experiencia. En un mundo donde los consumidores tienen altas expectativas, el acoplamiento de datos y diseño es crucial.

En este sentido, la fabricación pasa de la abundancia de ofertas de “coste más” y anuncia la llegada de una “experiencia centrada”. La demanda del consumidor está evolucionando y en lugar de solo un producto, debe ofrecerle una experiencia significativa. Los fabricantes exitosos serán aquellos que combinen máquinas inteligentes y productos físicos, plataformas de datos y una fuerza de trabajo analítica, para obtener información valiosa que mejore la experiencia del cliente, así como tener una fuerza laboral que abrace el futuro de la fabricación.