Luego de que la compañía textilera Fabricato diera a conocer la decisión de suspender su producción industrial desde el próximo 26 de agosto hasta el 10 de septiembre debido a las condiciones negativas de la economía del país, se prendieron las alarmas de los empresarios y del gobierno sobre la difícil situación en la que se encuentra este sector.

El último informe del Dane con la Encuesta Mensual Manufacturera de junio, demuestra que una de las industrias que aportaron de manera negativa a la variación fueron, confección de prendas de vestir con una caída del 13,0%, hilatura, tejeduría y acabado de productos textiles, y otros con un decrecimiento del 19,9%.

Para Edwin Salazar, presidente de la Cámara Colombiana de Confecciones y Afines (CCCyA), las cifras del Dane no mienten y dicha industria estaría aportando en gran parte con el desempleo nacional. Incluso, la CCCyA estima que a la fecha se han perdido alrededor de 80.000 empleos y que si la situación continúa igual, la cifra se multiplicaría.

Según la Cámara, las principales causas de crisis son el contrabando y el masivo ingreso de importaciones de prendas de vestir procedentes principalmente de China y con precios bajos.

Para encontrar soluciones el Gobierno y representantes del sector textil-confecciones se reunieron este lunes. Al término de la cita, la ministra de Comercio, Industria y Turismo, María Claudia Lacouture señaló que “se tomó la decisión de desarrollar el decreto de control aduanero para el sector de textil”.

Adicionalmente, “se generarán herramientas de financiamiento y ruedas de negocios para enfrentar este momento que sabemos es difícil”, agregó la Ministra. 

Fuente: Portafolio y Dane