La impresión 3D en uno de los desarrollos tecnológicos más interesantes actualmente. Cada vez se ha vuelto más frecuente, abriendo nuevas oportunidades dentro de las esferas de fabricación tradicionales, incluida la industria automotriz.

La adopción de esta nueva tecnología contribuirá en el aumento de los ingresos, los beneficios y la lealtad de los clientes. A continuación, encontrará tres formas en que la impresión 3D está impulsando la cadena de suministro de servicios y cómo los fabricantes pueden adaptarse:

Producción de piezas de servicio

Durante mucho tiempo, los fabricantes han utilizado la impresión 3D para crear prototipos de piezas. Con los continuos avances de la tecnología y la introducción de materiales avanzados, los fabricantes pueden ahora imprimir piezas en metal.

Esto significa que los fabricantes pueden utilizar la impresión 3D para crear piezas de repuesto reales. Audi y otros fabricantes están centrados en investigar cómo esta impresión puede ayudar a mejorar la eficiencia en la cadena de suministro.

Gestión de inventario de piezas de servicio

Bajo las condiciones actuales, los productos todavía se producen en granel y a menudo tardan semanas e incluso meses en salir de las estanterías. Sin embargo, a medida que la tecnología de impresión 3D va avanzando, podría tener un gran impacto en la gestión de inventario de piezas de servicio.

Los costos de mantenimiento representan aproximadamente el 25% del inventario que está en el estante. Pero, ¿y si los fabricantes tuvieran la capacidad de imprimir solo el número exacto de piezas de repuesto necesarias? Con el avance de la impresión 3D que permita una producción más rápida, es decir, la “impresión a pedido” la gestión de inventarios podría obtener mejores resultados.

Logística y servicio de campo

Tener piezas de vehículos en el lugar y momento adecuado no es tan fácil. De hecho, es uno de los mayores desembolsos financieros que un fabricante debe tener en cuenta. El transporte representa del 10% al 12% del presupuesto anual de un fabricante. Por otro lado, si un producto no está disponible en un concesionario o en un almacén de repuestos cuando el cliente lo necesita, es probable que cuando tenga otro problema recurra a otro sitio.

Sin embargo, la impresión 3D está para anular este problema, pues los concesionarios, almacenes e incluso los equipos del servicio de campo podrán imprimir pronto las piezas en 3D ahí mismo. Si bien, puede ser en un futuro más lejano, esto podría ahorrar tiempo y dinero a las empresas y mantener a los clientes satisfechos y leales.

Fuente: Manufacturing Global