Cuando se realiza un análisis suele ser difícil reunir los datos necesarios, lo cual  impide evaluar los riesgos y las oportunidades en curso. Por ello, se debe realizar un análisis de la cadena de suministro de diseño de redes (SCND). Las empresas de mayor rendimiento crean procesos empresariales sostenibles para capturar datos relevantes, que puedan reevaluar fácilmente la estructura y las operaciones de la cadena de suministro.

Las industrias que implementan las mejores prácticas, expanden los almacenes de recolección de datos para incluir las operaciones claves basadas en actividades y los datos de costos que se utilizan en sus análisis estratégicos y tácticos en optimización de redes.

Los datos relevantes y actuales se mantienen por medio del uso de herramientas de gestión de datos sistemáticas, y así, puedan estar disponible de manera instantánea para los escenarios oportunos. Estos escenarios hipotéticos pueden incluir:

A corto plazo: ¿Cómo respondemos a eventos inesperados como huelgas, interrupciones climáticas, pérdidas de capacidad mayores, etc?

Mediano plazo: ¿Cómo evaluamos las nuevas oportunidades de ventas en grandes volúmenes y cómo afectarán nuestra capacidad de entrega a través de la cadena de suministro?

A largo plazo: ¿Cómo evaluamos las nuevas oportunidades de fusión y adquisición? ¿Cómo planificamos las expansiones de capacidad?

Las empresas que mantienen datos precisos y actuales no tienen que empezar de cero en cada nuevo análisis de respuesta, pueden responder rápida y apropiadamente a las oportunidades que se presentan.

El modelo de diseño de redes ha tenido avances en optimización, que han logrado abrir la puerta a un análisis más amplio centrado en las cadenas de suministro colectivo de todos los competidores en mercado.  Un análisis de la cadena de suministro de diseño de redes puede usarse para descubrir y predecir qué combinaciones del cliente / producto / precio maximizarán los beneficios. Hay tres pasos claves para poder implementar este objetivo:

  1.  Entender el costo total entregado a cada cliente:

    Entender el verdadero costo total entregado a cada cliente, permite analizar y determinar el beneficio que se obtiene de cada uno. También afecta parcialmente las decisiones de precios, competitivas o cuando la demanda es mayor que la de la capacidad de suministro de la empresa. No solo este análisis determina la rentabilidad del cliente, también avalúa el impacto de agregar o dejar caer una cuenta, respondiendo a la pregunta: ¿A pesar de que es un negocio de bajo margen, puede llevarnos a perder volumen?

  2.  Estimar los costos del competidor para suministrar a un conjunto compartido de clientes:

    La información a cerca de los precios está muy influenciada por los costes de producción, entrega y venta a los clientes, también por las condiciones del mercado. Por ejemplo, para las industrias donde los costos de transporte son significativos, tendrá un impacto en el precio y la rentabilidad. Entender qué clientes son más rentables y, al mismo tiempo, saber cuáles son más costoso para que los competidores sirvan de ayuda estratégica.

  3. Utilizar tecnología para la optimización:

    Aunque la mayoría de empresas son buenas para determinar los precios e identificar clientes rentables, pocos se han centrado en los procesos rigurosos de análisis con precisión y coherencia. Esto requiere una compresión profunda de la empresa sobre suposiciones de abastecimiento de la cadena de suministro y flexibilidad que una empresa tiene en cuanto a los costes. También requiere de una mejor compresión de la economía de la cadena de suministro y lo que pueden o no ser capaces de hacer, basado en sus costos.

Fuente: Industry Today