Actualmente, las industrias afrontan cambios y retos ocasionados por el avance tecnológico que busca mayor calidad y menor costos en la producción, sin dejar a un lado la seguridad de los operarios en cada uno de los procesos productivos. Es por eso, que se están implementando fuentes alternativas de energía en las industria que traen múltiples beneficios como la energía inalámbrica.

Esta tecnología contribuye a la reducción de costos de instalación y al aumento de la productividad. En los sistemas de control en red, es importante el desarrollo de tecnología inalámbrica como reemplazo potencial para la actual generación de redes cableadas industriales.

Energía obtenida desde el entorno

En los sistemas de producción que disponen de sistemas de abastecimieno de energía que son autosuficientes, la tecnología de transmisión inlámbrica podrá imponerse.

¿Qué significa la autosuficiencia energética?

Significa que un sensor pueda funcionar con muy poca energía proveniente del entorno. Esta estrategia se llama energy harvesting (cosecha de energía), y es cuando el sensor obtiene energía directamente de las máquinas que se encuentran cerca, por ejemplo, aprovechando energía dinámica obtenida mediante impactos o vibraciones. De esta manera es posible eliminar los cableados eléctricos. Esta tecnología inalámbrica que funciona sin baterías es posible gracias a la miniaturización de los componentes.

Estas son tres áreas donde la energía inalámbrica puede reducir los costos para los fabricantes:

Sensores

La eficiencia y fiabilidad de estos equipos muy sofisticados depende de la cantidad y calidad de datos disponibles. Actualmente esos datos se captan mediante sensores y se transmiten a través de cables. Sin embargo, solo están disponibles localmente y hasta donde lleguen los cables, por lo que limitan considerablemente la versatilidad de las instalaciones. La energía inalámbrica es parte de la solución.

Las aplicaciones de IOT (Internet de las cosas) dependen de sensores para recoger datos que serían difíciles o imposibles de recoger manualmente. Reacondicionar las fábricas con sensores es costoso.

En las plantas más grandes, la introducción de IOT trae grandes gastos, se debe tener en cuenta los sensores, los trabajos de cableado, el software, los empleados y procesos de mantenimiento. Si se tienen sensores con baterías, estas deben ser reemplazadas regularmente y generan costos de tiempo de inactividad cuando las baterías mueren. Para los dispositivos alimentados por baterías desechables, basta con intercambiar baterías que pueden recibir energía inalámbrica.

Prevención del tiempo de inactividad

Al igual que Wi-Fi, la energía inalámbrica no es indiscriminada. Administra los dispositivos que pueden acceder a las redes Wi-Fi para fines de seguridad y de coste. De este modo, con la energía inalámbrica, se elige qué dispositivos industriales reciben energía y monitorean su consumo.

Por ejemplo, un robot que fabrica chips de silicio en una línea de montaje. Está guiado por múltiples sensores, y en algún momento comienza a generar problemas. Una persona eventualmente podría diagnosticar el problema. Una red de energía inalámbrica podría marcar el sensor problemático antes de que se ocasione el problema, permitiendo que un técnico lo solucione de manera preventiva.

Por lo tanto, el uso y el monitoreo de la energía inalámbrica consiste en evitar el tiempo de inactividad, lo cual disminuye costos. 

Redundancia

Los sensores alámbricos y los costes de los tiempos de inactividad presentan un tercer problema: la redundancia. Una fábrica puede respaldar sistemas críticos relacionados con la seguridad con un generador. Pero la mayoría de las fábricas no pueden respaldar la configuración de cableado para varios sensores. Pero, la energía inalámbrica sí puede, añadiendo otra capa de protección de tiempo de inactividad, mediante una configuración. 

Es un espacio dado, está un transmisor inalámbrico conectado a la red. Alimenta los sensores y otros dispositivos de luz que contienen receptores, simultáneamente, hay un transmisor de energía inalámbrica de respaldo conectado a un generador.

Si la red falla, el generador se inicia automáticamente y el transmisor de respaldo se enciende. La fábrica pierde segundos en lugar de minutos u horas. La planta continúa funcionando mientras resuelve el problema.


Fuente: Manufacturing Net