Las mayores oportunidades de mejora financiera en las operaciones de producción, se centran en minimizar los tiempos de inactividad inesperados y aumentar la utilización de activos en la industria.

La evolución del mantenimiento

El mantenimiento como una práctica ha venido evolucionando durante las últimas cinco décadas, brindándole a las industrias confiabilidad y disponibilidad. Sin embargo, los enfoques actuales, como el mantenimiento basado en el calendario, en el uso, en la condición y  fiablidad se enfrentan a la falta de investigación, centrándose en el desgaste como razón principal del fallo de los equipos.

Actualmente los procesos son operados lo más cerca posible de los límites, para lograr maximizar la rentabilidad. Durante un proceso se puede colocar un activo en un punto de operación indeseable donde ocurrirán daños o desgastes excesivo. De esta manera, se debe hacer una mejor comprensión del impacto del proceso de activo, para tomar decisiones de mantenimiento precisas. Los operadores requieren de soluciones predictivas para alertarlos sobre posibles problemas.

Gestión de rendimiento de activos de próxima generación

La generación de gestión de rendimiento de activos brinda la capacidad de aumentar el tiempo de actividad con datos procesables, prediciendo y eliminando los fallos. Mediante el análisis avanzado se pueden predecir problemas y prescribir acciones al operador, lo cual representa el futuro de la fabricación, posibilitando diferentes estrategias de confiabilidad. Para agregar valor a los activos industriales de capital intensivo, el aprendizaje de máquinas necesita administrar e interpretar datos complejos y problemáticos de eventos de sensor y mantenimiento.

Un sistema de éxito

Generalmente ocurren decenas de problemas de confiabilidad, procesos y activos. Por ello, se requiere de una evaluación dinámica para examinar nuevas advertencias, junto con otras condiciones. Sin embargo, abordar todo a la vez para reducir el tiempo de inactividad es casi imposible, se necesita un sistema de éxito para afrontar los problemas y priorizarlos de acuerdo con el nivel de riesgo que representan. Con un software avanzado, cada nueva alarma puede activar un nuevo cálculo de los perfiles de riesgo para garantizar que la evaluación financiera y de probabilidad de riesgo más reciente, sea utilizada en las evaluaciones de fiabilidad.

Para tener éxito, las empresas deben adoptar un enfoque holístico de implementación que incluye las siguientes actividades:

  • Comunicar con claridad las metas.
  • Aprovechar un mundo basado en datos.
  • Emplear la combinación adecuada de personas, tecnología, estrategia y solución, junto con el uso de casos relevantes.
  • Invertir tiempo para conocer y apropiarse de la tecnología.
  • Alinear el programa analítico adoptado, con los objetivos empresariales.
  • Implementar el software y el hardware adecuados para resolver problemas.
  • Ejecutar con eficiencia cada acción, para la resolución de problemas.

Con la excelencia operativa y la rentabilidad en juego, es una obligación empresarial desarrollar una estrategia eficaz de rendimiento de activos. El fracaso no es una opción, cuando la tecnología brinda oportunidades de mejora que se pueden implementar.

 

Fuente: Reliable plant