¿Qué debe tener el equipo de protección personal?

Cuando se realizan aplicaciones de soldadura, los trabajadores se encuentran expuestos a varias condiciones que pueden afectar su salud a corto y largo plazo, es por tal motivo importante recalcar principalmente que la toma de conciencia sobre la imperiosa necesidad de proteger la salud de cada uno de los lectores del presente artículo seguirá contribuyendo a la disminución de accidentes y afectaciones a la salud de los involucrados en esta importante profesión.

Entre las principales afecciones del soldador, se encuentra la presentación de efectos inmediatos como lo son las quemaduras de piel y ojos, mareos, fiebre, tos, irritación a nivel nasal y bucofaríngeo, debido a que estos son temporales, los usuarios tienden a olvidar su afección negativa experimentada y reanudan la exposición sin protección una vez más cuando perciben una sensación de alivio y recuperación momentánea de su salud.

Estudios científicos y estadísticas de incidencia de enfermedades asociadas a la realización de tareas de soldadura, han evidenciado que la continua exposición no controlada a las altas temperaturas, contacto con sustancias nocivas e inhalación de humos de soldadura afectan negativamente a toda la población de soldadores ocasionando en muchos casos incapacidades recurrentes, ausentismos laborales prolongados e incluso enfermedades ocupacionales que generan la perdida de la habilidad del trabajador para continuar desempeñándose como soldador, obligando a los empleadores a realizar continuos reemplazos de personal calificado y a aquellos desafortunados soldadores a declararse cesantes y sin capacidad de desempeño del oficio que tanto tiempo les llevó aprender y perfeccionar.

Vea también: http://fierrosindustrial.com/noticias/tener-en-cuenta-adecuado-proceso-soldadura/

De acuerdo a lo anteriormente descrito, Gina Bogotá, Directora Departamento Técnico – VICSA STEELPRO COLOMBIA S.A.S. describe a continuación algunos aspectos relevantes que deberán ser tenidos en cuenta al momento de elegir y asignar sus elementos de protección personal:

Protección respiratoria: las piezas y aportes utilizados en el proceso de soldadura pueden tener recubrimientos de sustancias químicas; son las pinturas con base de plomo, zinc o cromo, cobalto, cobre, manganeso, sílices entre otros que al entrar en contacto con altas temperaturas se funden y se convierten en parte del penacho de humo, lo cual produce irritación y efectos negativos en el sistema respiratorio del soldador.

Es común encontrar en soldadores de gran trayectoria el padecimiento de enfermedades como la Siderosis y Silicosis ocasionadas por exposición continua a largo plazo por inhalación de partículas de hierro y sílice, Cáncer por inhalación de humos con mezclas de cromo o níquel y soldadores con dificultades en la coordinación del habla y continuos temblores en extremidades como resultado de padecer afectaciones a nivel del sistema nervioso central al haber trabajado sin protección respiratoria estando expuesto a la inhalación de humos con contenidos de manganeso.

Por tal motivo para controlar la exposición y los requisitos normativos para asegurar una adecuada protección respiratoria, siempre será necesario asegurar que el personal realizará labores en áreas con suficiente nivel de oxigeno (por encima del 19,5% de volumen), revisar la hoja de seguridad (MSDS – Material Safety Data Sheet) de todos los materiales manipulados en el proceso y asignar individualmente protección respiratoria certificada que cuente con filtro de material particulado y carbón activado para prevenir la inhalación de los contaminantes que puedan afectar la salud del personal involucrado en el área de soldadura.

Protección visual y facial: el calor y las radiaciones UV e Infrarroja que se generan en procesos de fundición, afectan directamente los ojos, la piel del soldador y del personal que se encuentra apoyando la labor en procesos de apoyo o supervisión, debido a que son ondas electromagnéticas tienden a atravesar las capas de los ojos calentando las superficies y generando afecciones como quemaduras de córnea y la generación de cataratas; a su vez las ondas UV pueden acelerar afectaciones a nivel de piel como lo son la generación de cáncer y daños en daños en el cristalino y la retina de los ojos.

Siempre será necesario contar con una adecuada protección facial y ocular, haciendo uso de caretas de soldar y protección visual que cumplan los requisitos de seguridad exigidos por ANSI Z87.1 y cuenten con los niveles de sombra recomendados por el estándar ANSI Z49.1:2012 y AWS F2.2:2001.
Recuerde tener en cuenta que al estar expuesto a altas temperaturas, al momento de terminar labores no deberá realizar cambios bruscos de temperatura, evitando realizar lavado de rostro de manera inmediata sin haber esperado un tiempo prudente para regulación de su temperatura.

Protección auditiva: la protección a nivel auditivo es uno de los mecanismos de control frente al riesgo de pérdida auditiva por estar los soldadores expuestos a altos niveles de ruido de manera repetida y continua, sin embargo dentro de estas actividades también se tiene el riesgo latente de presentar lesiones por golpes accidentales con materiales, herramientas y o contacto con partículas o chispas de la soldadura. Asegúrese de utilizar protección auditiva certificada y adecuada que se ajuste correctamente a su anatomía para ayudar al uso continuo y evitar lesiones irreversibles por exposición continua al ruido como lo es la sordera ocupacional (hipoacusia).

Protección manual y corporal: los soldadores se encuentran expuestos continuamente al riesgo de quemaduras generadas por los arcos, las radiaciones, las salpicaduras y las chispas de soldadura; por ello es necesario que utilicen ropa y accesorios de protección corporal adecuados para cubrir, aislar y proteger la piel contra el alto calor radiante, el calor por contacto y las quemaduras que se pueden generar en este proceso, dicha protección deberá ser cómoda y permitir el libre movimiento del soldador al momento de realizar su trabajo, no podrá ser fabricada en tejidos sintéticos que al entrar en contacto con calor extremo se fundan y generen quemaduras profundas en la piel del usuario, por lo cual se recomienda la utilización de dotación de prendas en algodón o tejidos que tengan tratamiento de resistencia al fuego (FR – fire retardant) y ser acompañadas de prendas accesorias de cuero libres de asbesto tales como chaquetas, delantales, polainas, guantes de cuero o carnaza que cubran el antebrazo, protejan de lesiones por abrasión, cortes, quemaduras y brinden correcto aislamiento de temperatura y le ofrezca un nivel adecuado de destreza al momento de manipular los materiales y las herramientas.

Vea también:http://fierrosindustrial.com/noticias/evaluacion-riesgos-clave-procesos-soldadura/

Se recomienda como medida adicional de seguridad, el no uso de prendas húmedas, si transpira demasiado asegúrese de secar continuamente su sudor y evitar en lo posible el uso de prendas impregnadas de líquidos de limpieza, aceites o grasas que puedan llegar a incendiarse en caso de tener un contacto accidental con la llama.

Utilice calzado cómodo de seguridad certificado como dieléctrico, preferiblemente de caña alta sin cordones para prevenir ingreso accidental de chispas y enredo del pie con materiales, herramientas o máquinas presentes en el área de trabajo, evite el uso de calzado que no le brinde protección en sus pies, puesto que la caída accidental de objetos y contacto con los equipos energizados pueden llegar a generarle lesiones irreversibles.