Hacer que una planta sea más rentable toma tiempo y esfuerzo, pero los resultados pueden ser sustanciales, especialmente en plantas con un alto volumen de producción. Mejorar los márgenes de beneficio en una instalación no es tarea fácil. Por ello, a continuación le presentamos cuatro consejos para mejorar la rentabilidad en una planta:

1. Hacer uso de nuevas tecnologías
En un entorno donde la tecnología avanza constantemente, las plantas que no emplean las actualizaciones modernas que ofrece, ganan menos dinero. Por ejemplo, la tecnología de almacenamiento automatizado hace posible recoger piezas o materiales según sea necesario, con una demanda de trabajo menor. Por otro lado, las tecnologías de impresión 3D permiten la producción automatizada con poco trabajo humano.

2. Compra de materiales en mayores cantidades
Para reducir sus costos, la compra de material en cantidades grandes puede ayudarle a lograrlo. La mayoría de vendedores ofrecen grandes descuentos para mayores volúmenes de compra. Ese ahorro pasará directamente a sus márgenes de beneficios.

3. Realizar Mantenimiento Regular
La mayoría de plantas generan calor, por tanto, están equipadas con torres de enfriamiento para dispersar ese ambiente. Cuando estas torres de enfriamiento no están operando en su nivel más alto de eficiencia óptima, las consecuencias pueden ser un desgaste en el equipo generador de calor y una planta menos eficiente. Para mantener la planta funcionando sin problemas, asegúrese de que se esté realizado mantenimiento regularmente en su sistema de dispersión de calor.

4. Diversificar la producción
Como cualquier negocio, las plantas de fabricación deben mantenerse al día con las demandas del mercado. Si una planta hace solamente un puñado de diversos productos, usted puede estar perdiendo beneficios potenciales. Considere la posibilidad de ampliar su variedad de productos para capitalizar en la demanda del mercado que no está siendo llenada por los competidores.

Fuente: Reliableplant