La pérdida auditiva inducida por ruido ha sido catalogada por la Organización Mundial de la Salud, como la enfermedad ocupacional más común en América Latina. ¿Cómo prevenir la pérdida auditiva en una industria? ¿Qué soluciones se pueden implementar?

Monitoreo del ruido: Para poder eliminar los riesgos asociados al ruido, es necesario poder determinar los niveles. La resolución 8321 de 1.983, en el artículo 42 dice que no se permite ningún tiempo de exposición a ruido continuo o intermitente por encima de 115 decibeles de Presión sonora.

El artículo 49 expresa que los empleadores, propietarios o personas responsables de establecimientos, áreas o sitios en donde se realice cualquier tipo de trabajo productor de ruido, están en la obligación de mantener niveles sonoros seguros para la salud y la audición de los trabajadores y deben adelantar un programa de conservación de la audición que cubra a todo el personal que por razón de su oficio se vea expuesto a niveles sonoros cercanos o superiores a los valores límites permisibles.

Selección del protector auditivo: El protector auditivo es una herramienta necesaria. Se debe encontrar un elemento de protección cómodo para trabajar y que a su vez atenúe el nivel y tipo de ruido.

Realizar exámenes de audiometrías: Luego de haber analizado los niveles de ruido y llevado a cabo la selección de medidas de control, se deben realizar las audiometrías correspondientes, para evaluar desde el punto de vista médico los niveles auditivos del personal expuesto. Estas evaluaciones permitirán identificar posibles casos de personal que estén teniendo pérdidas auditivas.

El personal expuesto debe estar capacitado y entrenado en:

1. Identificación de riesgos auditivos.
2. Medidas de control que ayuden a mitigar o eliminar la exposición.
3. Selección y uso de protectores auditivos.
4. Frecuencias de cambio y efectos en la salud.

Desarrollo de seguridad y salud en el trabajo:
Es fundamental no hacer caso omiso a los primeros síntomas que se relacionen con la pérdida auditiva. Por ejemplo, la primera señal del trabajador es un zumbido en sus oídos que permanece de forma prolongada y desparece en horas o quizás en días, por tal razón se le resta importancia y no se consulta a tiempo con un médico. Es importante saber que cuando el zumbido se torna constante el daño puede ser irreversible, de esta manera, es fundamental atender a cualquier síntoma y utilizar las medidas preventivas.

 

Fuente: Reportero industrial