Existen cuatro tipos principales de sistemas de producción industrial: por trabajo, por lotes, en masa y de flujo continuo que representan retos importantes para las personas que trabajan en el sector industrial como el aprovechamiento de recursos, la flexibilidad para responder a los cambios y el trabajo en condiciones de calidad suficiente.
A la vez, responden a requerimientos relacionados con variables como el costo, plazo y calidad. Las operaciones deben alinearse con los recursos disponibles para obtener el éxito en el mercado. Todo ello depende de la capacidad de control y eficiencia en la gestión que se crea desde la planificación. De esta manera, se logran los objetivos basados en condiciones de sostenibilidad y productividad.
Es importante tener en cuenta, que cada uno de estos tipos de producción industrial cuenta con unas características específicas, que son:
La producción por lotes es aquella que crea una pequeña cantidad de productos idénticos. Puede requerir una labor intensiva en mano de obra, aunque gracias al concepto de plantillas o modelos se contribuye a agilizar la producción. Las máquinas pueden sustituirse fácilmente cuando es necesario producir un lote de un producto diferente.
-La producción en masa: Es la que se ocupa de la producción de cientos de productos idénticos. Esto implica para los propietarios de una planta industrial de este tipo, el montaje de un número indeterminado de componentes individuales y piezas que pueden ser compradas a otras empresas. Dentro de la producción en masa existen tareas automatizadas que le permite sacar mayor volumen de productos utilizando menos manos de obra calificada.
-Producción por trabajo: Es la producción bajo pedido. Se elabora generalmente un solo producto a la vez. Requiere el uso intensivo de mano de obra. Los productos pueden hacerse a mano o mediante una combinación de métodos manuales y mecánicos.
-Producción de flujo continuo: Es cuando se realizan muchos miles de productos idénticos. La diferencia entre este y la producción en masa consiste en que la línea de producción del flujo continuo se mantiene en funcionamiento las 24 horas del día los siete días a la semana. Así, se logra maximizar la producción y eliminar los costes adicionales que implica detener el proceso y volver a iniciarlo. Cuenta con procesos altamente automatizados y requiere de menos trabajadores.
Con el conocimiento sobre la industria junto con una buena administración o gestión del negocio, se logra el crecimiento y desarrollo dentro del mercado, ya que todo hace parte de un conjunto y es necesario tener bien estructurado cada uno de los puntos cuando se tiene una empresa. Así, no se tendrán pérdidas y la compañía será más rentable.

Información tomada de: Retos Supply Chain