Según Fasecolda, la Federación de Aseguradores Colombianos, al año se presentan en el país más de 100.000 accidentes de trabajo, es decir, un promedio de 273,9 cada día. Las personas empleadas en construcción, minería y trabajos domésticos son las que se encuentran en mayor riesgo de sufrir uno.

Los accidentes laborales, además de constituir un enorme gasto para las empresas, pueden evitarse si las compañías promueven el autocuidado entre sus empleados, ya que el exceso de confianza, el descuido y la decisión de no usar los elementos de seguridad industrial son tres de las principales causas que terminan con rasguños, en los casos menores, y hasta la muerte, en los casos más extremos.

Por esta razón, Fasecolda recalca la importancia de ir más allá de los manuales de seguridad en el trabajo y de la capacitación teórica, y recurrir a otras herramientas vivenciales de aprendizaje como los juegos, concursos y hasta obras de teatro para concientizar a los trabajadores sobre la importancia del uso adecuado de los elementos de seguridad y de evitar las malas prácticas que ponen en riesgo la vida.

Al mismo tiempo que se refuerzan estos comportamientos y la cultura de la seguridad dentro del equipo de trabajo, es fundamental que las compañías los afilien a una Administradora de Riesgos Laborales (si son empleados de nómina) e incentiven su afiliación a aquellos con contratos de prestación de servicios, ya que contar con este servicio se asegura la salud de los trabajadores y que se eviten las grandes pérdidas financieras que pueden acarrear los accidentes laborales.