Conozca los cinco mitos asociados con la informática industrial:

1. Computación Industrial

La automatización divide la opinión sobre la cuestión de los empleos. ¿Le cuesta a los trabajadores industriales su subsistencia o crea nuevos puestos de trabajo? ¿Genera desempleo? Según un estudio realizado por economistas de Deloitte, la automatización ha “generado más empleos de los que ha destruido”.

La investigación de Deloitte, que rastreó las relación entre los puestos de trabajo y el aumento de la tecnología y fue seleccionada para un Premio Rybczynski de la Sociedad de Economistas Empresariales, encontró que el “debate había sido sesgado hacia los efectos destructivos del cambio tecnológico, que son más fáciles de observar que sus aspectos creativos”.

El argumento de Deloitte puede aplicarse en la informática industrial. A medida que las instalaciones industriales se vuelven más automatizadas, surge la necesidad de tener trabajadores altamente calificados que puedan operar sistemas controlados por ordenador. De igual manera, la integración informática sirve para mejorar la fuerza de trabajo industrial actual.

2. Los computadores de escritorio no pueden utilizarse en entornos industriales

En cierto modo, eso es correcto. Las computadores de escritorios utilizadas como parte de un proceso industrial que no están protegidas, definitivamente no pueden ser usadas en un ambiente industrial.
Sin embargo, la tecnología empleada permite que en las instalaciones industriales, sea posible utilizar computadoras e impresoras para los procesos.

3.  La instalación de sistemas informáticos tienen costos altos

Hay instalaciones industriales que pagan costos altos para los sistemas informáticos. Sin embargo, haciendo referencia al punto dos, los entornos industriales pueden establecer un red informática utilizando equipos qu potencialmente ya se encuentran disponibles.

Utilizar computadoras de escritorio para fines informáticos industriales reduce los costos a largo plazo. El precio de compra de los monitores de PC, por ejemplo, son significativamente menor que los arreglos de sistemas informáticos industriales más avanzados.

4.  La informática industrial es de alto mantenimiento

Es posible, en especial si los sistemas informáticos son utilizados en entornos desfavorables, sin protección. El hardware de las computadoras es susceptible a daños si se utiliza en un entorno diferente a la universidad, una oficina o el lugar donde vive, como una instalación industrial. El resultado probable del uso de computadoras en instalaciones duras, con menos protección, no será favorable.

Mantener las computadoras operativas en ambientes pocos seguros, sigue siendo uno de los desafíos más grandes para las instalaciones industriales. Sin embargo, existen diferentes tipos de áreas que se pueden adaptar a una variedad de configuraciones industriales, tales como acero inoxidable, acero recubierto con polvo y sistemas purgados para uso en entornos potencialmente explosivos.

5. La informática industrial perjudica la productividad

Esto ha sido objeto de intensos debates en los últimos años, con investigaciones contradictorias que aportan evidencia a favor y en contra de la argumentación. Un artículo publicado por el Japan Times sostuvo que la automatización informática “no es garantía de una mejor producción”.

La investigación a la cual hace referencia el Japan Times se basa en todos los sectores de la industria, no solo en el sector industrial. Es difícil encontrar una instalación industria que opere sin una computadores como parte de su proceso.

También encontró que el 69 % de los encuestados que trabajan en un entorno industrial habían visto un aumento en la productividad como resultado de la informatización de algunos o todos los procesos.
Si se integran correctamente y con la protección adecuada, las computadoras son un activo valioso para las instalaciones industriales, otorgándole una variedad de usos. Mejor recolección de datos, tiempos de entrega reducidos, inventarios de existencias y registros de embarque más precisos, son solo algunas de las formas en que la computación industrial puede ser utilizada para avanzar en su instalación.

Fuente: Grainger