Una cabina extractora de vapores para la industria del calzado puede ser la solución para la sensación de hormigueo en los dedos, fatiga muscular, pérdida de fuerza e incluso dificultad para caminar o ponerse de pie. Estos síntomas son producidos por la inhalación de sustancias tóxicas de solventes y pegantes, causando el “síndrome de la parálisis del calzado”.

Tras una encuesta realizada por el Centro de Innovación Aplicada (CdIAp) y la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), se encontró que aunque este síndrome podría evitarse entre los operarios de la industria del calzado si hicieran uso adecuado del tapabocas, ellos, en su mayoría, no están habituados a utilizarlo.

Es por esto que estudiantes de la U.N. diseñaron la cabina extractora de vapores. Basados en la normativa del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene del Trabajo de España y adaptándola a Colombia, desarrollaron el mecanismo que solo requiere una readecuación del espacio de trabajo para que los operarios desarrollen su labor sin la necesidad de tapabocas o gafas especiales.

Enrique Ramírez, ingeniero mecatrónico de esa universidad, indicó que “al atrapar los vapores en este espacio, no es necesario contar con un ventilador muy grande”. Además, explicó que estos deben ir en una de las paredes adyacentes a la zona de trabajo para evitar que los gases se expandan al resto de la empresa.