Es necesario saber elegir las herramientas y la maquinaria según las necesidades de cada cargo. Las correctas elecciones representan grandes beneficios

En la actualidad existen muchos enfoques prácticos dirigidos a realizar mejores procesos de compra. No solo se busca economía, sino además eficacia y productividad a la hora de escoger determinado producto.

“A lo largo de mi experiencia profesional en la cual he participado en procesos de compras para bienes y servicios en diferentes escalas de complejidad (licitaciones, subastas, leasings financieros u operacionales, entre otras); el consejo más simple y práctico que le puedo ofrecer a cualquiera que tenga que tomar una decisión de compra, es asumir que la herramienta a adquirir es para usted mismo y en beneficio de su patrimonio”, recomienda Miguel Corredor, director ejecutivo de GEV Proyecta.

Para el experto, bajo esta premisa, se rompen todas las malas prácticas de compra que normalmente impactan el desempeño y la productividad. “Cuando uno compra para uno busca asesoría especializada, hace comparaciones prácticas y específicas, calcula riesgos y los mitiga con garantías, identifica una clara relación el costo y el beneficio”, agrega. Normalmente, cuando se hace compra de herramientas ya el departamento técnico tiene unas características básicas definidas que serán la primera prueba que debe pasar una herramienta para ser tenida en cuenta en el proceso.

“Esta prueba es tal vez la más importante de todas, pues un producto que no cumple con la parte técnica muy seguramente no permitirá asegurar la productividad que busca la empresa, puede que tenga que reponerse antes de tiempo por desgaste o mala calidad, entre otros problemas. En este punto es bueno que soliciten asesoría de quienes les están ofreciendo las herramientas, pues a veces se definen mal los parámetros y características de los productos”, señala Luz Roldán, del departamento de mercadeo de Neucaribe.

UN PRODUCTO QUE NO CUMPLE CON LA PARTE TÉCNICA MUY SEGURAMENTE NO PERMITIRÁ ASEGURAR LA PRODUCTIVIDAD QUE BUSCA LA EMPRESA