Los resultados de la Encuesta Mensual Manufacturera (EMM) del Dane determinaron el buen desempeño de la industria en Colombia durante el primer semestre del año, frente al comportamiento negativo de los primeros meses del año anterior. Con un crecimiento del 6.1% en la producción, las ventas y los empleos, el sector industrial manufacturero en el país se ha recuperado significativamente en 2016, con miras a seguir creciendo.

Sin duda, un comportamiento interesante que pretende seguir para el resto del año. Ahora bien, los buenos resultados representan retos para mantenerse en un balance positivo, hecho tal que implica avanzar en los procesos, manteniendo la calidad de la producción y aumentando la productividad.

Hay una frase que dice “quien no avanza, retrocede” y sin bien, hay un buen ritmo en el crecimiento, quien se quede atrás en tecnificación, capacitación del personal y eficiencia en los procesos, puede verse afectado. Y no es necesariamente cambiar la maquinaria y automatizarse, porque según los procesos productivos y el tamaño de la industria se hacen necesarios estos cambios, pero sí es clave, tomar buenas decisiones y entender a qué ritmo va el país, a qué ritmo va la competencia y qué camino se debe tomar para seguir creciendo para tener un país atractivo para la industria y en continúo crecimiento.