Para Patricia Hernández, directora comercial de CIE Colombia, se debe determinar la intensidad del trabajo que soportará la herramienta (horas de trabajo y no abusos por golpes o maltrato) y se puede definir tres niveles: herramientas de trabajo general o esporádico, herramientas para un trabajo profesional y las de uso netamente Industrial.

“Es necesario determinar adecuadamente qué tipo de uso se requiere. Por ejemplo, un área de mantenimiento puede seleccionar herramientas de trabajo general o profesional, pues la herramienta se utilizará pocas horas o incluso minutos en un día, en el caso de una línea
de producción, en la que las herramientas estarán funcionando por mínimo cuatro y más horas continuas. Mi recomendación es el uso de herramientas industriales, las cuales además de proporcionar mejor rendimiento y ergonomía serán herramientas con una mayor vida útil, por lo que su costo en el tiempo será menor”, explica.

Para el experto Juan Manuel Navarro, de Flexco, la claridad en lo que se necesita es la base del éxito a la hora de comprar. “Las herramientas son diseñadas y construidas con materiales y especificaciones asociadas a una vida útil. Las expectativas de su desempeño están en relación directa con tener muy preciso qué y para qué se necesita”, asegura.

EL MANEJO CORRECTO

Para los expertos, el manejo correcto de estas herramientas se basa en contar con todas las normas de seguridad vigentes, pues la seguridad del operario debe ser la mayor preocupación a la hora de implementar un proceso.

“Los elementos de protección personal siempre se recomiendan en el manual provisto por el fabricante de la herramienta, no todas exigen los mismos elementos. Por ejemplo, en el caso de las herramientas neumáticas de tipo industrial se hace mucho énfasis en la ergonomía de la mismas y en algunos casos se puede obviar algún tipo de protección como tapa oídos teniendo en cuenta que estas trabajan por debajo de 80 decibeles, según recomienda la norma para la utilización de esta protección”, señala Patricia Hernández, de CIE.

ANTES DE LIMPIAR , PREGÚNTESE …

Para planificar la producción futura tenga en cuenta:

-Los nuevos diseños de los productos.

-La cantidad de personal necesaria.

-Los desarrollos tecnológicos.