El mercado ofrece una variedad de opciones pero hay que evaluar las necesidades de su empresa.

A la hora de comprar una herramienta eléctrica hay muchos factores que evaluar. Parece una frase cliché, pero en este proceso una equivocación puede costar mucho dinero. Por eso, es mejor tomar un tiempo, probar, verficar y después escoger. La variedad es alta, y esto permite que el mercado sea dinámico y que los proveedores ofrezcan lo mejor de sus vitrinas para satisfacer las necesidades más específicas.

“Invierta en equipos que reduzcan las posibilidades de accidentes, porque es altamente seguro y además se disminuyen las paradas, porque dura mucho. Si uno suma la cantidad de veces que el trabajo fluye sin interrupción, el costo beneficio es realmente alto”, señala Alejandra Echeverry, gerente de mercadeo de Sager, empresa especializada en soldaduras.

Por eso, a la hora de adquirir estas herramientas no hay que descartar la idea de probar antes de comprar. Muchas compañías lo permiten y hasta guían al cliente durante este periodo de prueba con algunas capacitaciones. Lo importante es que durante este proceso, quién adquiere los productos, esté acompañado del personal que va a utilizar la herramienta, para tener un punto de vista más claro y amplio sobre lo que realmente se necesita. “Con nuestros productos permitimos las pruebas, para que la compra sea un proceso mucho más consciente y amable. Así todos sabemos si lo que estamos escogiendo, satisface las necesidades”, señala Juan Pablo Ospina, representante de mercadeo de Einhell.