Elegir equipos y herramientas neumáticas requiere de un conocimiento óptimo de variables como: productividad, tiempo de uso y vida útil del equipo. Tenga en cuenta las siguientes recomendaciones:

El criterio de selección de la herramienta en una planta industrial, debe estar soportado en un estudio de productividad. Este estudio permite conocer de manera precisa que tipo de herramienta se debe implementar. La experta Patricia Hernández de CIE, aconseja lo siguiente:

  1. Cantidad y calidad de aire disponible: normalmente las herramientas neumáticas trabajan a 90 Psi, pero los requerimientos de caudal (cantidad de aire por minuto o segundo) pueden variar según el tipo de herramienta. Resulta preciso también, determinar los accesorios adicionales como: unidad de mantenimiento filtro regulador y lubricador, longitud y diámetro de manguera, y tipo y diámetro del acople y fitting.
  2. Tipo de aplicación y requerimientos técnicos de la misma: como se menciona anteriormente, es muy importante conocer cuánto tiempo se requiere en uso la herramienta, esto afectará directamente el costo de la inversión, así mismo el uso que se le dará a la misma, es muy importante seleccionar la herramienta adecuada para cada trabajo, en ningún caso se recomienda realizar modificaciones o cambios de los usos o accesorios para las cuales se han diseñado, ya que podemos dañar el equipo o en el peor de los casos, afectar al operario con un accidente.
  3. Factores de seguridad y ergonomía: por lo general las herramientas son muy seguras para su uso ya que no se recalientan, no hay riesgos eléctricos, sin embargo, el área de trabajo sí puede verse afectada por su uso, debido al ruido o al residuo que se produce en su utilización como chispas y materiales cortantes.
  4. Productividad en número de piezas o procesos por minuto y/o hora, factor clave: normalmente los procesos de selección de las herramientas se basan solo en conceptos de inversión inicial o costo.    

Gran error, ya que las herramientas diseñadas para trabajos generales o profesionales no tienen la misma duración entre mantenimientos que una de uso industrial. Por lo general todas las garantías de los fabricantes son de un año contra defectos de fabricación, esto no incluye daños por uso o desgaste, así pues una herramienta de uso general puede estar pronosticada para intervalos de mantenimiento después de 200 o 300 horas de uso, una de uso profesional entre 500 y 800 horas de uso, y una de uso industrial hasta para 2000 horas.

En los tres casos esto puede suceder si se selecciona la herramienta correcta en un año, a partir de la primer uso.

5. Accesorios requeridos o consumibles: uno de los menos tenidos en cuenta, influyen directamente en la productividad del equipo, no resulta útil invertir en herramientas de uso industrial y tener accesorios de bajo rendimiento, ya que el tiempo se perderá en procesos más lentos o tiempos muertos por cambios.

Conocer cuánto tiempo se requiere en uso la herramienta, afectará el costo de la inversión.