El mantenimiento preventivo debe considerarse como parte de la razón de ser de las organizaciones. ¿Cómo hacerlo de manera exitosa?

Carlos Arciniegas, director TPM de Seiri S.A.S., señala que “el primer enemigo del mantenimiento preventivo son los jefes. Se piensa mucho en la producción intensiva y a la máquina no se le da ni el tiempo ni los cuidados necesarios para que se mantenga en buen estado”.

Sumado a lo anterior, en el programa de producción no siempre están incluidos los tiempos de inversión para el activo, como son nuevos productos, tiempo de TPM, capacitación y entrenamiento al personal.

“El mantenimiento preventivo debería ser una orden de producción adicional, entendiendo que si bien en ese lapso la máquina no está produciendo unidades, está siendo restaurada para que se mantengan las condiciones iniciales de su diseño”, agrega.

En ocasiones se suele pensar que si la máquina está funcionando bien no hay necesidad de pararla. Sin embargo, cuando no se hacen estos paros programados, el equipo deja de funcionar y llegan las fallas, ocasionando problemas mayores y activando lo que el experto llama “el sistema apaga incendios”.

“Los costos de mantenimiento en general son muy altos porque la cobertura de contingencias es mucho más onerosa que el porcentaje de mantenimiento preventivo y debería ser lo contrario”, indica Arciniegas.

Tenga en cuenta

Para un mantenimiento preventivo exitoso, esté atento a las siguientes recomendaciones:

  1. Tener operarios que conozcan el equipo y los principios de funcionamiento.
  2. Tener técnicos de mantenimiento que conozcan la tecnología del activo.
  3. Tener programas de formación para operadores y técnicos de mantenimiento de tecnologías de acuerdo al tipo de industria.
  4. Contar con el respaldo desde el punto de vista gerencial. Poco se logra si la cabeza de la organización no está alineada con los objetivos de mantenimiento preventivo.

Claves PARA EL MANTENIMIENTO

La implementación de un programa de mantenimiento preventivo es un asunto que puede ser muy complejo. Dentro del plan de mantenimiento preventivo es necesario tener presente:

  • Hacer el desglose de activos. Localizar e identificar (si es posible con un código) las máquinas e instalaciones que harán parte del plan.
  • Definir los procedimientos. Hacer un listado de las acciones a realizar, materiales y herramientas requeridos, y las medidas de seguridad.
  • Planificar las acciones. Se trata de definir la frecuencia y el periodo en el que se harán las operaciones respectivas, puede hacerse según el tiempo natura o por distancia recorrida para el caso de los vehículos.