Desde las pequeñas empresas, hasta las grandes ciudades están incorporando la palabra innovación. Pero ¿qué significa? ¿Cuáles son sus resultados?

Para responder a estos interrogantes consultamos a Elkin Echeverry, director de planeación y prospectiva de Ruta N, uno de los proyectos más reconocidos del país, encaminado a promover y potenciar la innovación en la ciudad de Medellín.

Para Echeverry, innovar implica todo conocimiento o idea nueva que al aplicarla en cierto ámbito, genere un valor agregado y represente un cambio positivo y medible en la productividad o en las ganancias.

“Un ejemplo, si antes tenías 100 pesos y podías pavimentar 10 km, ahora innovaste y con los mismos 100 pesos puedes pavimentar 20% o 50% más de vía”

REGLAS PARA SER INNOVADOR

Aunque muchas veces la innovación representa costos adicionales dentro de su planta, hay que entender que para innovar en los procesos es clave tener claridad de cómo transformar cada uno de los procesos internos para alcanzar mejores resultados. Por esto, revise las siguientes reglas, pues no todas las empresas son innovadoras simplemente por afirmarlo.

1. La primera regla para innovar es que no hay reglas. Elkin asegura que la gente lo hace de manera intrínseca, en el mismo trabajo del día a día. “Lo haces cuando piensas en cómo producir nuevo valor, cómo solucionar los problemas para darle nuevas opciones a los clientes”.

2. No hay un manual para lograr innovar ni es necesario que exista un departamento exclusivo para hacerlo. Echeverry explica que las organizaciones, comenzando por la cabeza, tienen que ser innovadoras y cada persona debe tener un cambio de actitud. “La innovación no puede empezar por abajo, porque si el líder de arriba no lo entiende, nunca le va a dar valor”.

3. Es importante explorar, tomar riesgos y equivocarse. No temer al fracaso, pues es una fuente de aprendizaje. Echeverry incluso recomienda asociarse con quienes ya se han quebrado, porque de una u otra forma han aprendido la lección y saben cómo enfrentarse a nuevos retos.

4. Mientras más personas en la compañía estén involucradas, habrá más diversidad y más posibilidades de que surjan nuevas ideas.

5.Evitar la mentalidad de “yo no soy innovador, eso le toca a otros”, ya que cada persona puede desarrollar su potencial.

6. No confundir creatividad con innovación, ya que la creatividad no necesariamente está ligada a la producción de un bien necesario. “Un inventor puede crear cosas que nadie quiere. Cuando la gente verdaderamente las usa y le ve beneficio, es innovación”.