La gestión de activos debe normalizarse mediante las normas internacionales PAS 55 e ISO 55000, las cuales según la Asociación Colombiana de Ingenieros, “proporcionan una definición clara y concisa de lo que debe hacerse para alinear las actividades desarrolladas sobre los activos físicos con los objetivos de negocio en cualquier momento de su ciclo de vida”.

Si bien se habla de gestión de activos desde los años 90, fue en 2004 cuando se creó el estándar para su aplicación, en Inglaterra, y se denominó norma PAS 55, la cual se ha convertido en referencia internacional , y de la que devino posteriormente la ISO 55000. La primera se ocupa principalmente de los activos físicos, mientras que la segunda se centra en los objetivos organizacionales desde el punto de vista estratégico, táctico y operativo.

PROPÓSITOS DE LA NORMA

La aplicación de las normas de estandarización de la gestión de activos tienen como principales beneficios:

-Revelar una serie de problemas y oportunidades, gracias a la estructura sistemática de la organización.

-Contar con un sello de aprobación reconocido internacionalmente que genera confianza en clientes e inversionistas.

-Planificar las mejoras empresariales mediante el método de un Plan Maestro de implementación priorizado, coordinado y objetivo.