Daniel Quintero Calle, viceministro de Tecnologías de la Información del Ministerio de las TIC, habló con FIERROS Industrial sobre Internet de las Cosas, cómo se está desarrollando en el país y su utilidad para la industria colombiana.

FIERROS Industrial: ¿Qué es Internet de las cosas?, ¿para qué sirve?

Daniel Quintero: El concepto ‘Internet de las cosas’ (IoT por sus siglas en inglés) fue introducido en 1999 por el británico Kevin Ashton en el Auto ID-Center del MIT, un grupo de investigación especializado en la tecnología de identificación por radiofrecuencia o RFID. Ashton hacía referencia con este concepto a la interconexión digital de objetos de uso cotidiano con Internet, para recolectar y enviar información de distintas variables a determinados centros de datos, realizar el procesamiento de esta y que puedan generarse acciones o comunicaciones entre los objetos conectados a la red.

En términos de aplicabilidad, podría decirse que el potencial es tan grande como el número y tipo de objetos que se estarán conectando a Internet en los próximos años.

F:I: ¿De qué manera beneficia a la industria colombiana?

D.Q: El IoT genera grandes oportunidades para la industria colombiana en temas tan críticos como la optimización de la cadena de abastecimiento, la mejora en la experiencia de los diferentes segmentos de consumidores, en seguridad y monitoreo de diferentes sistemas al interior de las plantas de producción y en servicios de emergencia, entre muchos otros. Uno de los principales beneficios que podrían obtener las empresas colombianas es el relacionado con el aumento de
la productividad a partir de la optimización de sus procesos, mediante el uso de dispositivos interconectados, que, generando información de importancia para la empresa, permitan realizar una mejor gestión de todo el proceso productivo y de comercialización.

F.I: Qué tanto lo ha implementado la industria?

D.Q: En términos porcentuales sería difícil definir qué tanto se ha implementado en la industria, tanto a nivel nacional como Daniel Quintero Calle, viceministro de Tecnologías de la Información del Ministerio de las TIC, habló con FIERROS Industrial sobre Internet de las Cosas, cómo se está desarrollando en el país y su utilidad para la industria colombiana. 

mundial. Además, que, por su amplio espectro, muchas veces nos encontramos con soluciones de IoT que no necesariamente identificamos como tal. Por ejemplo, Waze, una aplicación que muchos de nosotros utilizamos a diario, puede ser considerada de este tipo, pues los sensores son nuestros teléfonos celulares y los datos que se transmiten son la geolocalización del mismo.

El Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (MinTIC), en asocio con Colciencias, en noviembre del 2015 creó el ‘Centro de Excelencia y Apropiación en Internet de las Cosas’ (CEA-IoT).

F.I¿Cómo se implementa Internet de las cosas? ¿qué se requiere desde la industria?

D.Q Como cualquier eslabón de la Economía Digital, uno de los principales retos en materia de implementación de una solución IoT es la identificación de la problemática que se desea solucionar o la oportunidad de generar valor con este tipo de tecnologías, ya que la implementación de una plataforma de este tipo por sí sola no generará valor agregado.
Adicionalmente, y teniendo en cuenta que algunos de los desarrollos a ser implementados pueden llegar a ser costosos, es recomendable realizar pilotos que demuestren el caso de uso o la utilidad de la solución planteada.
Es muy importante mantener siempre presente los componentes de seguridad y privacidad, ya que estos juegan un rol determinante en la sostenibilidad y confiabilidad en este tipo de soluciones de cara a los usuarios finales, siempre teniendo en cuenta la posibilidad de abrir y compartir los datos generados.
Desde la industria se requiere una mente abierta para poder identificar nuevas formas de trabajo, paciencia en el logro de los resultados y la voluntad de invertir en algo que potencialmente puede cambiar de manera drástica su posición en el mercado con resultados sorprendentes, que pueden acortar las brechas entre startups y grandes corporaciones.